Enfermedades condiciones de gatos

Linfosarcoma renal (de riñón) en gatos

Linfosarcoma renal (de riñón) en gatos

Linfosarcoma renal felino

Linfosarcoma es un término general para los cánceres malignos de los tejidos linfoides, que pueden afectar múltiples órganos, incluidos los riñones. El linfosarcoma es un tipo de cáncer muy común tanto en perros como en gatos, pero la forma que afecta el riñón es mucho más común en gatos que en perros. El linfosarcoma renal es el cáncer de los riñones en los gatos.

El linfosarcoma es causado por linfocitos cancerosos, un tipo de glóbulo blanco. Se ven afectados perros y gatos de mediana edad a mayores.

El linfosarcoma es en última instancia una enfermedad mortal, pero a menudo entra en remisión con la terapia adecuada. Muchos animales con linfosarcoma renal a menudo desarrollan insuficiencia renal.

De qué mirar

  • Pérdida de peso
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Poco apetito
  • Aumento de la sed y la micción.
  • Agrandamiento abdominal
  • Letargo

    Los animales con afectación de múltiples órganos pueden mostrar otros signos de enfermedad, como cambios de comportamiento, falta de coordinación, especialmente de las patas traseras en los gatos, debilidad extrema de las extremidades posteriores y decoloración amarilla de la piel (ictericia).

  • Diagnóstico de linfosarcoma renal en gatos

  • Historia y examen físico. El hallazgo más común del examen físico es el agrandamiento de ambos riñones en los gatos. Esto a menudo se apreciará mediante la palpación abdominal (sentir el vientre de su gato).
  • Hemograma completo. Un CBC evalúa los glóbulos rojos y blancos, así como las plaquetas. Los pacientes afectados pueden estar anémicos (bajo recuento de glóbulos rojos) y pueden tener evidencia de glóbulos blancos anormales en circulación, así como anomalías plaquetarias.
  • Perfil bioquímico. Esto es importante para evaluar la función renal y la función de otros órganos. Puede ayudar a indicar qué órganos están involucrados en el proceso de la enfermedad.
  • Análisis de orina. El análisis de la orina proporciona más información con respecto a la función renal.
  • Radiografías de tórax y abdomen. Los estudios de imágenes de las cavidades corporales permiten identificar el grado de afectación del cáncer y proporcionan una determinación objetiva del tamaño del riñón.
  • Ultrasonido abdominal. Este es un método no invasivo para obtener más información sobre la arquitectura renal. También permite el examen de los ganglios linfáticos abdominales, que a menudo se agrandan en casos de linfosarcoma.
  • Aspiración renal con aguja fina o biopsia renal. El linfosarcoma generalmente se puede diagnosticar mediante una aspiración con aguja fina de los riñones afectados, en el que el líquido se extrae con una aguja. Este es un procedimiento relativamente no invasivo, que puede realizarse con sedación mínima o sin sedación. Si la muestra de aspirado no es diagnóstica, deberá realizarse una biopsia de tejido del riñón.
  • Aspirado de médula ósea. Es necesario obtener una muestra de la médula ósea si se sospecha de linfosarcoma, ya que permite determinar la presencia de células tumorales en la médula ósea. Esto es parte de lo que se llama el proceso de estadificación del trabajo de diagnóstico.
  • Tratamiento del linfosarcoma renal en gatos

  • El tratamiento de elección para el linfosarcoma es la quimioterapia. Este tipo de cáncer es bastante sensible a los medicamentos de quimioterapia.
  • La quimioterapia implica visitas semanales a su veterinario y a menudo requiere tratamiento por parte de un veterinario internista u oncólogo.
  • Cuidado y prevención en el hogar

    Administre todos los medicamentos recetados por su veterinario. Algunos medicamentos de quimioterapia se administran por vía oral, en el hogar. Es importante controlar la respuesta a la terapia, así como los efectos secundarios de la quimioterapia. Los vómitos, la diarrea, la inapetencia y el letargo son signos a tener en cuenta en el hogar.

    No se deben tomar medidas para prevenir el desarrollo de linfosarcoma renal.