Leiomioma en gatos

Leiomioma felino

Un leiomioma es un tumor benigno infrecuente que surge del músculo liso en los gatos. Se ven con mayor frecuencia en el tracto gastrointestinal, sin embargo, se pueden ver en asociación con la vagina y / o el útero.

No hay causas específicas para los leiomiomas, y se observan con mayor frecuencia en perros y gatos de mediana edad a mayores. Los perros son más comúnmente afectados que los gatos.

De qué mirar

  • Vómitos
  • Pérdida de peso
  • Flatulencia (gas)
  • Borborygmus (ruido del tracto gastrointestinal)
  • Tenesmo (esforzándose por defecar)
  • Debilidad asociada con hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre)

    Los leiomiomas asociados con el tracto genital se encuentran con mayor frecuencia como hallazgos incidentales, y en raras ocasiones se asocian con flujo vaginal.

  • Diagnóstico de leiomioma en gatos

  • Las pruebas de referencia, que incluyen un conteo sanguíneo completo (CBC), perfil bioquímico y análisis de orina, generalmente están dentro de los límites normales, aunque la hipoglucemia no es infrecuente.
  • Las radiografías abdominales (rayos X) pueden soportar el engrosamiento o una masa en el tracto gastrointestinal o simplemente descartar otros trastornos.
  • La ecografía abdominal puede revelar un engrosamiento o masa en el tracto intestinal o descartar otros trastornos. Para aquellos tumores asociados con el útero, puede haber cambios visibles.
  • La radiografía de contraste gastrointestinal superior (estudio de colorantes) puede revelar un engrosamiento o una masa en el esófago, el estómago o el intestino delgado.
  • La endoscopia del intestino superior o inferior puede ser beneficiosa en algunos casos, aunque puede que no muestree tejido lo suficientemente profundo como para respaldar un diagnóstico definitivo.
  • La exploración abdominal y la biopsia de tejido engrosado o lesiones masivas es el único medio definitivo para diagnosticar un leiomioma.
  • Tratamiento de leiomioma en gatos

  • La resección quirúrgica (extirpación) es el tratamiento de elección. Es curativo si el tumor puede ser resecado.
  • La reducción quirúrgica (eliminar todo lo posible) puede ayudar a mejorar los signos clínicos.
  • La manipulación de la dieta puede ser beneficiosa, ya que incluye la alimentación de comidas pequeñas, frecuentes y fácilmente digeribles.
  • Cuidado y prevención en el hogar

    Es muy importante seguir las instrucciones dadas por su veterinario. Si su mascota tiene signos recurrentes, comuníquese con su veterinario de inmediato. El pronóstico varía según la ubicación, el tamaño y la capacidad de extirpar el tumor quirúrgicamente.

    No se conoce la prevención de la mayoría de los leiomiomas. La ovariohisterectomía (esterilización) evitará la formación de leiomiomas uterinos.


    Ver el vídeo: Leiomioma esofágico canino (Junio 2021).