Enfermedades condiciones de perros

Lesión de la piel o dolor en perros

Lesión de la piel o dolor en perros

Descripción general de lesiones cutáneas o llagas en perros

Existen muchos tipos diferentes de lesiones cutáneas que pueden ocurrir en la piel de los perros. Y cada lesión o combinación de lesiones puede ser causada por múltiples enfermedades y afecciones.

Algunas lesiones son una manifestación de una enfermedad dermatológica, mientras que otras son una manifestación de una enfermedad interna. Como ejemplo, los perros pueden desarrollar úlceras en la boca y costras en los pies como manifestación de enfermedad hepática o tumor pancreático.

En otros casos, las lesiones cutáneas son manifestación de una enfermedad autoinmune (por ejemplo, lupus) y es necesario un tratamiento inmunosupresor de por vida.

Las protuberancias rojas (pápulas) pueden ser causadas por enfermedades como infección bacteriana (pioderma superficial), dermatofitosis (tiña), demodicosis (sarna roja), sarna (sarna sarcoptiforme), alergia alimentaria y alergia de contacto. La historia y la distribución de la lesión ayudarán a diferenciar entre estas enfermedades.

Las heridas de drenaje que no cicatrizan (nódulos y vías de drenaje) pueden ser causadas por enfermedades como infecciones bacterianas profundas, infecciones fúngicas o neoplasia (cáncer).

Algunas lesiones son primarias (causadas directamente por el proceso de la enfermedad), mientras que otras son secundarias (como las autoinfligidas) o son solo una manifestación de picazón crónica en la piel.

La mayoría de las lesiones o llagas en la piel se infectan secundariamente con bacterias y es probable que su perro requiera semanas de antibióticos para resolver la infección bacteriana secundaria.

Diagnóstico de lesiones cutáneas o llagas en perros

Hay una variedad de causas de lesiones y llagas en la piel. Un examen físico completo y varias pruebas de diagnóstico pueden ayudar a determinar la causa y el tratamiento directo.

  • La historia es muy importante en el diagnóstico de enfermedades de la piel. Su veterinario le hará preguntas sobre la edad de inicio, la progresión de la enfermedad, el historial de viajes y la respuesta a tratamientos anteriores. Dado que los animales pueden desarrollar reacciones a los medicamentos que han estado recibiendo durante mucho tiempo, asegúrese de incluir información sobre todos los suplementos y medicamentos que su perro ha estado recibiendo.
  • El examen del exudado (descarga) bajo el microscopio (citología) puede proporcionar información útil. Su veterinario puede tomar muestras de los portaobjetos de exudado y tinción.
  • Las biopsias son a menudo necesarias para establecer un diagnóstico final. Algunas muestras pueden usarse para cultivos, mientras que otras pueden enviarse al patólogo para obtener más información sobre las células que están presentes en la piel. Este es un procedimiento bastante seguro y las suturas se pueden quitar después de 7-10 días.

Terapia de lesiones cutáneas o llagas en perros

El tratamiento de las puntuaciones o lesiones cutáneas dependerá de la causa subyacente. Por ejemplo, se pueden usar antibióticos para tratar infecciones, cirugía para extirpar cáncer o tumores, y esteroides para tratar problemas cutáneos mediados por el sistema inmune.

Cuidados en el hogar

El diagnóstico temprano es muy importante, por lo tanto, si su perro tiene llagas en la piel, busque la ayuda de su veterinario sin demora. Algunas enfermedades se pueden tratar con éxito si se detectan temprano, pero el pronóstico puede ser deficiente en casos avanzados.

  • Es posible que tenga que usar champús medicados dependiendo del tipo de infección diagnosticada.
  • Es posible que deba administrar medicamentos orales por un período de tiempo prolongado, ya que las infecciones de la piel tardan mucho en desaparecer. No es raro que los animales con infección bacteriana profunda requieran antibióticos durante 2 a 4 meses. El cumplimiento juega un papel importante en la determinación del éxito del tratamiento.
  • Si su perro tiene llagas abiertas, no permita que vaya a nadar, ya que las llagas son una puerta abierta para infecciones adicionales, a veces potencialmente mortales (pitiosis).
  • Algunas infecciones son transmisibles a personas u otros animales. Si no está seguro de la naturaleza de la infección, consulte a su veterinario sobre el riesgo de contagio. En la mayoría de los casos, es más seguro evitar el contacto con niños, ancianos o personas que reciben tratamiento inmunosupresor (por ejemplo, quimioterapia), ya que pueden desarrollar enfermedades con organismos que habitualmente no deberían ser un peligro para los demás.