Enfermedades condiciones de gatos

Disfagia (deglución difícil) en gatos

Disfagia (deglución difícil) en gatos

Disfagia felina (deglución difícil)

Disfagia es el término médico utilizado para describir la dificultad para tragar. La disfagia tiene muchas causas diferentes, algunas de las cuales son tratables y otras no. Diagnosticar y tratar el problema temprano puede ayudar a aumentar las posibilidades de un resultado positivo.

La disfagia puede ser un problema leve en algunos animales, o puede causar angustia extrema en algunos pacientes. Con una disfagia de larga data, el gato puede perder mucho peso debido a su incapacidad para comer y tragar (a pesar de un apetito normal). La disfagia puede representar un problema local transitorio o una enfermedad grave y sistémica. El reconocimiento de disfagia en su gato garantiza un examen inmediato por parte de su veterinario para determinar la causa e instituir la terapia adecuada.

Causas generales de la deglución difícil en los gatos

  • Trastornos de los nervios de la cabeza (nervios craneales), especialmente enfermedades de los nervios de la lengua (nervio hipogloso) o músculos de la masticación (nervio trigémino)
  • Trauma en la mandíbula, lengua y otras estructuras de la boca.
  • Inflamación de la lengua (glositis), encías (gingivigitis), boca (estomatitis) o faringe (faringitis)
  • Enfermedades dentales
  • Cuerpos extraños en la boca o faringe
  • Masas o quistes en la boca o faringe
  • Enfermedades de las vías respiratorias que afectan la parte posterior de la boca y la garganta.
  • Acalasia cricofaríngea, que es una falta de coordinación en el movimiento de los alimentos desde la parte posterior de la boca a través de la faringe y hacia el esófago.
  • Parálisis de los músculos de la masticación por rabia, botulismo u otras toxinas (raro)

    De qué mirar

  • Babeo, a veces con sangre en la saliva.
  • Náuseas
  • Dejar caer comida de la boca o la recolección de comida a un lado de la boca
  • Intentos repetidos de tragar
  • Movimientos de chicle de la boca
  • Tos
  • Regurgitación de alimentos
  • Cambio en el apetito
  • Pérdida de peso
  • Dolor alrededor del área de la cabeza, boca o cuello.
  • Deformidades físicas de la cabeza y el cuello.
  • Posible secreción nasal
  • Posible mal olor de la boca
  • Signos de debilidad muscular en otras partes del cuerpo.
  • Pruebas de diagnóstico para disfagia en gatos

    Un examen minucioso es muy importante, ya que algunas causas de disfagia pueden ser detectables en el examen. Además, su veterinario puede recomendar las siguientes pruebas adicionales:

  • Un examen oral completo bajo sedación.
  • Conteo sanguíneo completo (CBC)
  • Perfil bioquímico y análisis de orina.
  • Radiografías (rayos X) de la boca, el cráneo (con dientes) y el cuello.
  • Radiografías de tórax si el animal está tosiendo

    Las pruebas de diagnóstico especializadas pueden estar indicadas en casos seleccionados y pueden incluir lo siguiente:

  • Ultrasonido de la faringe (garganta)
  • Faringoscopia (evaluación de la garganta con un endoscopio)
  • Ingestión fluoroscópica de bario (se observa que el material alimenticio lleno de bario se ingiere bajo una máquina de rayos X de video)
  • Ciertos ensayos hormonales, especialmente para hipertiroidismo.
  • Posible biopsia y citología de cualquier masa anormal, quistes o músculos.
  • Pruebas electrodiagnósticas que miden la función muscular y nerviosa.
  • Tratamiento de la disfagia en gatos

    El tratamiento de la disfagia es bastante variable según la causa. Algunos animales requieren cuidados de apoyo mientras su enfermedad primaria está siendo tratada o se está resolviendo. La atención de apoyo puede incluir lo siguiente:

  • El apoyo nutricional es de suma importancia. En algunos casos, se puede recomendar un cambio en la consistencia de los alimentos o la posición del paciente durante la alimentación. Se puede indicar un tubo de alimentación que pase por la boca y la garganta, como un tubo de gastrostomía (estómago). Ocasionalmente, la alimentación parenteral (intravenosa) puede estar indicada, dependiendo del proceso primario de la enfermedad.
  • Se pueden recomendar antibióticos para combatir o prevenir infecciones bacterianas.
    Los tratamientos específicos pueden incluir lo siguiente:
  • Corrección quirúrgica de cualquier fractura de la mandíbula y el paladar, reparación quirúrgica de laceraciones y extracción de cuerpos extraños orales, quistes y masas.
  • Extracción de dientes enfermos y aplicación de remedios específicos para enfermedades dentales.
  • Corrección quirúrgica o terapia médica de las anomalías de las vías aéreas superiores.
  • Medicamentos para ciertos problemas hormonales.
  • Corticosteroides para la inflamación de los tejidos de la boca.
  • Cuidados en el hogar

    Administre los medicamentos recetados y las recomendaciones dietéticas según las indicaciones de su veterinario. Si su mascota no mejora y / o si se desarrollan signos clínicos adicionales, comuníquese con su veterinario. Los animales con debilidad o parálisis de los músculos o nervios de la cabeza pueden tardar varias semanas en volver a la normalidad, una vez que se haya instituido la terapia adecuada. La atención de enfermería constante en el hogar es muy importante para su recuperación.