Enfermedades condiciones de gatos

Título de la vacuna en gatos

Título de la vacuna en gatos

Las vacunas son una parte importante de la atención médica preventiva para humanos y animales, incluidos los gatos, y a veces es necesario determinar si el cuerpo responde a la vacuna. Un título de vacuna es un análisis de sangre que determina la presencia de anticuerpos que se desarrollan en respuesta a la vacuna. Dado que se pueden detectar cantidades variables de anticuerpos en diferentes animales, los títulos se expresan en términos de proporciones.

No hay contraindicaciones reales para realizar esta prueba. Los niveles adecuados de títulos de vacuna indican que el gato no necesita una vacuna de refuerzo en ese momento.

¿Qué revela un título de vacuna en los gatos?

Un título de vacuna revela si el animal actualmente tiene o no protección adecuada contra una enfermedad. Los títulos bajos indican que será necesaria la vacunación para proporcionar protección inmunológica.

¿Cómo se hace un título de vacuna en los gatos?

Para realizar un título de vacuna, su veterinario debe extraer una muestra de sangre, que se coloca en un tubo de vidrio especial. La muestra de sangre se deja coagular y luego se coloca en una centrífuga, donde se divide en dos partes: suero y un coágulo de sangre. El suero se extrae y se envía a un laboratorio para su análisis. El coágulo de sangre se descarta. Muy a menudo, la muestra de sangre se envía a un laboratorio externo para su evaluación. Los resultados de la prueba pueden no estar disponibles por hasta 1 o 2 días.

¿Un título de vacuna es doloroso para los gatos?

Cualquier dolor involucrado está asociado con la recolección de la muestra de sangre, ya que se usa una aguja para perforar la piel e ingresar a un vaso sanguíneo para extraer la muestra. Al igual que con las personas, el dolor experimentado con una aguja variará de un gato a otro.

¿Se necesita sedación o anestesia para un título de vacuna?

No se necesita sedación ni anestesia en la mayoría de los gatos; sin embargo, algunos gatos resienten los pinchazos con agujas y pueden necesitar tranquilización o anestesia ultracorta.