Enfermedades condiciones de perros

Estructura y función de las glándulas anales en perros

Estructura y función de las glándulas anales en perros

A continuación se muestra información sobre la estructura y función de la glándula anal canina. Le informaremos sobre la estructura general de la glándula anal, cómo funcionan las glándulas anales en los perros, las enfermedades comunes que afectan las glándulas anales y las pruebas de diagnóstico comunes realizadas en perros para evaluar las glándulas anales.

¿Qué son las glándulas anales?Las glándulas anales de un perro (también llamadas sacos anales) son dos glándulas que secretan un líquido picante que viaja a través de pequeños conductos que se abren en el ano del perro. Por lo general, este líquido se libera durante la defecación.

¿Dónde se encuentran las glándulas anales en los perros?

Las glándulas anales están ubicadas a ambos lados del ano, justo debajo de la piel, en las posiciones de las 4 en punto y las 8 en punto. Las glándulas están incrustadas en el músculo del esfínter anal y no son fácilmente visibles.

¿Cuál es la estructura general de las glándulas anales?

Las glándulas anales son pequeñas glándulas de forma ovalada. El tejido dentro de las glándulas produce un líquido que se acumula en una multitud de pequeños conductos. A medida que las heces pasan por el ano, las glándulas se comprimen y el conducto libera el líquido a través de pequeños poros.

¿Cuál es la función de las glándulas anales caninas?

La única función conocida de las glándulas anales es producir pequeñas cantidades de secreciones de las glándulas anales, que varían en color de amarillo marrón a gris. Se teoriza que estas secreciones se usan como una forma de marcar territorio e identificar a otros perros. Las secreciones de estas glándulas son muy penetrantes y también se pueden expresar cuando el animal está asustado o alarmado.

¿Cuáles son las enfermedades comunes de las glándulas anales en los perros?

Muchos animales no desarrollan problemas con estas glándulas y muchas personas desconocen su presencia. En algunos animales, pueden ocurrir impactaciones de la glándula anal, infecciones, abscesos, ruptura e incluso tumores. Las enfermedades de las glándulas anales varían en severidad. Los síntomas comunes de la enfermedad de la glándula anal incluyen "deslizamiento": arrastrar la parte trasera por el piso, un olor desagradable, dolor y / o lamer o intentar lamer / morder en el área rectal.

Las impactaciones de la glándula anal son el trastorno más común asociado con las glándulas anales. Por una razón desconocida, el líquido producido en las glándulas se vuelve demasiado espeso para ser expresado naturalmente a través de los poros de las glándulas. El líquido continúa produciéndose, lo que resulta en un agrandamiento de la glándula e irritación.

Las infecciones de la glándula anal son típicamente infecciones bacterianas, que causan irritación e inflamación. Los abscesos de la glándula anal son una progresión de las infecciones de la glándula anal. La infección empeora y causa una acumulación significativa de pus dentro de la glándula anal. La ruptura de la glándula anal es la etapa final de una infección de la glándula anal. El absceso continuará agrandándose hasta que finalmente se rompa y drene el pus.

Los tumores de la glándula anal suelen ser malignos y se clasifican como adenocarinomas. A veces, los tumores de la glándula anal pueden provocar niveles elevados de calcio en la sangre, lo que puede causar un daño significativo en los órganos, incluida la insuficiencia renal.

¿Qué tipos de pruebas de diagnóstico se utilizan para evaluar las glándulas anales?

El examen físico y la palpación rectal son los métodos principales para evaluar las glándulas anales. La palpación rectal se realiza insertando un dedo enguantado en el recto para sentir la glándula. Las radiografías (rayos X) y el análisis de sangre generalmente no se usan para evaluar las glándulas anales, pero a veces pueden sugerir una anormalidad de la glándula anal, lo que provoca un examen adicional de estas glándulas. Las glándulas anormales que sugieren un tumor pueden diagnosticarse con una biopsia.