Enfermedades condiciones de gatos

Estructura y función de la médula ósea en gatos

Estructura y función de la médula ósea en gatos

A continuación se muestra información sobre la estructura y función de la médula ósea en felinos. Le informaremos sobre la estructura general de la médula ósea en los gatos, cómo funciona la médula ósea, las enfermedades comunes que afectan la médula ósea y las pruebas de diagnóstico comunes realizadas en los gatos para evaluar la médula ósea.

¿Qué es la médula ósea?

La médula ósea es el material blando y esponjoso que se encuentra en la cavidad central de los huesos largos del cuerpo del gato. Contiene células que dan lugar a muchas de las células sanguíneas circulantes. La médula ósea también contiene sangre, grasa, tejido conectivo, vasos sanguíneos y pequeños segmentos de hueso. La médula ósea produce los tres tipos principales de células sanguíneas: glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.

¿Dónde se encuentra la médula ósea en los gatos?

La médula ósea está situada en la cavidad central de los huesos largos. Los huesos largos incluyen huesos como el fémur, el húmero, el radio y el cúbito. El aspecto externo de estos huesos es muy firme y fuerte y se llama corteza. La cavidad interna es suave y esponjosa y es donde se encuentra la médula ósea. La médula ósea también se encuentra en algunos de los huesos más pequeños, como las costillas y la pelvis. A pesar de su distribución dispersa a través de los huesos en muchas partes del cuerpo, la médula ósea funciona como una unidad cohesiva.

¿Cuál es la estructura general de la médula ósea felina?

La médula ósea consiste en tejido conectivo que forma una delicada malla dentro de la cavidad medular de los huesos, y está impregnada por numerosos vasos sanguíneos de paredes delgadas. Dentro de los espacios de este tejido, existen las etapas inmaduras y adultas de las células sanguíneas. La médula ósea activa, o médula roja, es responsable de la producción de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Generalmente se encuentra en el extremo de los huesos largos (como el húmero y el fémur) y en los huesos cortos, planos e irregulares (como la pelvis y las costillas). La médula amarilla está compuesta principalmente de tejido graso y se encuentra en los ejes de los huesos largos.

¿Cuáles son las funciones de la médula ósea felina?

La función principal de la médula ósea es la producción de células sanguíneas, todas las cuales tienen diferentes funciones. Los glóbulos rojos transportan oxígeno y dióxido de carbono; los glóbulos blancos combaten las infecciones; y las plaquetas ayudan en la formación de coágulos. Cada célula en la sangre tiene una vida limitada. Por ejemplo, los glóbulos rojos viven solo unos 120 días. Algunos glóbulos blancos solo viven unas pocas horas. Cuando la célula es demasiado vieja para funcionar, el sistema inmunitario la elimina de la circulación. La médula ósea es responsable de reemplazar esa célula perdida. Todos los días, miles de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas se eliminan de la circulación y se reemplazan por la médula ósea. El proceso de formación y desarrollo de células sanguíneas se llama hematopoyesis.

La médula ósea también responde a diversas necesidades del cuerpo al producir nuevas células sanguíneas. Si se necesitan más glóbulos blancos para combatir infecciones o para ayudar en algún proceso de curación, entonces la médula ósea normal aumenta la producción del tipo específico de célula que más se necesita.

La médula ósea produce todas las células sanguíneas de una célula común llamada célula madre. Se alienta a las diferentes células madre a formar glóbulos rojos, glóbulos blancos o plaquetas. Algunas de estas células sanguíneas inmaduras permanecen dentro de la médula ósea hasta que maduran. Otras células, particularmente algunas células blancas de la sangre, viajan a otras partes del cuerpo donde luego maduran.

En circunstancias normales, los glóbulos rojos están completamente formados y maduran en la médula antes de ingresar al torrente sanguíneo. Los glóbulos rojos maduros son únicos porque no contienen un núcleo. (El núcleo es el área pequeña y ovalada en la célula que contiene material genético de ADN).

¿Cuáles son las enfermedades comunes de la médula ósea en los gatos?

Las enfermedades que afectan o afectan la médula ósea generalmente causan un cambio en el número o tipo de células sanguíneas circulantes. Dichas enfermedades pueden involucrar solo la línea de glóbulos rojos, uno o más tipos de glóbulos blancos o plaquetas. En algunas enfermedades, los tres tipos de células sanguíneas se ven afectados.

  • Ciertas condiciones causan la muerte de las células madre, con una disminución posterior en una o más de las células sanguíneas. Tales afecciones incluyen toxinas, medicamentos (griseofulvina, cloranfenicol, agentes quimioterapéuticos), neoplasia o cáncer, radioterapia, trastornos inmunes, infecciones bacterianas graves y ciertas infecciones virales (panleucopenia, virus de inmunodeficiencia felina y virus de la leucemia felina).
  • Otras condiciones causan un aumento en la actividad de la médula ósea, con la producción de nuevas células madre y una mayor producción de una o más líneas de células sanguíneas. Los procesos o enfermedades que aumentan la actividad de la médula ósea incluyen cualquier pérdida de uno o más componentes de las células sanguíneas (anemia, trombocitopenia); lesión tisular (trauma, quemaduras) o inflamación (cirugía, otras formas de curación); infecciones bacterianas, fúngicas, protozoarias y parasitarias; cáncer en otra parte del cuerpo; y ciertos medicamentos (corticosteroides, estimulantes de células madre).
  • ¿Qué tipos de pruebas de diagnóstico se utilizan para evaluar la médula ósea en los gatos?

  • Pruebas de células sanguíneas circulantes: un recuento sanguíneo completo (CBC) proporciona indirectamente cierta información sobre la médula ósea al evaluar la cantidad, el tamaño y el tipo de glóbulos rojos y blancos en la circulación. Un recuento de plaquetas también es una evaluación indirecta de las capacidades de producción de plaquetas de la médula ósea. Un recuento de reticulocitos es un análisis de sangre que ayuda a evaluar la capacidad de la médula ósea para producir glóbulos rojos jóvenes o nuevos.
  • Ensayos de médula ósea La prueba más sensible utilizada para evaluar la médula ósea es un aspirado o biopsia de médula ósea. Es importante evaluar la médula ósea cuando una o más líneas celulares son anormales en la sangre circulante, especialmente cuando no hay evidencia de nuevas células jóvenes que ingresen al torrente sanguíneo.

    Un aspirado de médula ósea es la recuperación de una porción de médula ósea a través de una aguja colocada en la cavidad de la médula. Una biopsia de la médula implica el uso de un instrumento de biopsia para obtener un núcleo de médula y algunos de sus tejidos circundantes. La médula ósea se recupera con anestesia local, con o sin tranquilización adicional. El íleon (parte de la pelvis), el fémur (hueso del muslo), el húmero (hueso del brazo superior) o las costillas son los huesos más comúnmente aspirados o biopsiados. El material recuperado se envía a un veterinario patólogo que cuenta y evalúa todos los componentes de la médula ósea y ofrece una opinión sobre el estado y la salud de la médula.