Enfermedades condiciones de gatos

Estructura y función del esqueleto en gatos

Estructura y función del esqueleto en gatos

A continuación hay información sobre la estructura y función del esqueleto felino. Le informaremos sobre la estructura general del esqueleto, cómo funciona el esqueleto en los gatos, las enfermedades comunes que afectan el esqueleto y las pruebas de diagnóstico comunes realizadas en los gatos para evaluar el esqueleto.

¿Qué es el esqueleto?

El esqueleto es el marco óseo del cuerpo que está presente en todos los gatos, perros y animales vertebrados. Se compone de huesos, ligamentos y cartílagos. El esqueleto está compuesto por los tejidos duros del cuerpo, y sus funciones principales son apoyar al cuerpo, proporcionar un sistema de palancas utilizadas en la locomoción, proteger los órganos blandos del cuerpo y producir glóbulos rojos (hematopoyesis). . El esqueleto del gato tiene un promedio de 250 huesos.

El diseño esquelético del gato es muy similar al nuestro, aunque hay dos diferencias significativas. Primero, la columna vertebral o columna vertebral de un gato contiene más huesos que los nuestros, principalmente debido a la cola. Sus vértebras no están tan estrechamente conectadas como las nuestras, lo que hace que la columna vertebral del gato sea extremadamente flexible. Esta característica permite que el gato arquee su espalda y gire o gire su cuerpo para poder atravesar los huecos más pequeños. En segundo lugar, el gato carece de una clavícula o clavícula. Una clavícula ampliaría el cofre, reduciendo así la capacidad del gato para atravesar espacios estrechos y limitando la longitud de su zancada.

¿Dónde se encuentra el esqueleto?

El esqueleto se encuentra en toda la cabeza y el cuerpo de los gatos.

¿Cuál es la estructura general del esqueleto felino?

El esqueleto está compuesto por tres subunidades esqueléticas:

  • Esqueleto apendicular: los huesos de las extremidades
  • Esqueleto axial: los huesos del cráneo, la columna vertebral, las costillas y el esternón.
  • Esqueleto visceral: hueso que forma parte de un órgano (como los huesecillos del oído medio)

    Los huesos son órganos compuestos de tejido mineralizado duro que proporciona soporte estructural al cuerpo. No todos los gatos tienen exactamente el mismo tamaño y forma que sus huesos. Dado que las personas han estado criando gatos durante miles de años, los huesos pueden variar en su longitud y grosor dependiendo de la raza específica.

    El esqueleto consta de huesos que pueden clasificarse según su forma:

  • Se encuentran huesos largos en las extremidades.
  • Los huesos cortos se limitan a las regiones de la muñeca (carpo, metacarpo) y tobillo (tarso, metatarso).
  • Los huesos sesamoideos están presentes cerca de las articulaciones que se mueven libremente, como la muñeca y la rodilla (sofocación).
  • Los huesos planos se encuentran en la pelvis, donde proporcionan la unión de los músculos y los huesos largos, y en la cabeza, donde rodean y protegen los ojos, los oídos, los senos y el cerebro.
  • Los huesos irregulares incluyen la columna vertebral, todos los huesos del cráneo que no son del tipo plano y tres partes del hueso de la cadera.

    Los huesos contienen varias capas de tejido. El periostio, una membrana fibrosa, cubre el exterior del hueso. Esta membrana es rica en pequeños vasos sanguíneos llamados capilares, que son responsables de nutrir los huesos.

    La capa externa de hueso firme y densa se llama hueso cortical. El ochenta por ciento de la masa ósea esquelética es hueso cortical. El hueso cortical asume gran parte de la carga de peso del cuerpo. El hueso esponjoso (también llamado hueso trabecular) es una estructura esponjosa interna que se asemeja al panal. El hueso esponjoso representa el 20 por ciento de la masa ósea. Este hueso esponjoso similar a una malla está especialmente diseñado para la resistencia, con una malla que se comporta de manera similar a las varillas de acero que están enterradas dentro del concreto.

    Los huesos también contienen médula ósea dentro del eje central hueco del hueso (cavidad medular). La médula es amarilla cuando está compuesta principalmente de grasa, y es roja en las áreas donde se producen glóbulos rojos y blancos. La médula roja está presente en ciertos huesos, como la pierna (fémur), la parte superior del brazo (húmero), la pelvis (ilion) y las costillas.

  • ¿Cuáles son las funciones del esqueleto felino?

    El esqueleto cumple cuatro funciones:

  • Los huesos sostienen y protegen el cuerpo.
  • Los huesos sirven como palancas para la acción muscular.
  • Los huesos sirven como depósito de calcio y fósforo, y muchos otros elementos.
  • Los huesos sirven como fábrica de glóbulos rojos y de varios tipos de glóbulos blancos. En el gato adulto normal, también almacena grasa.
  • ¿Cuáles son algunas enfermedades del esqueleto de un gato?

    Enfermedades congénitas. Ciertas enfermedades óseas congénitas y del desarrollo ocurren en el gato, pero generalmente son poco frecuentes. Los ejemplos incluyen lo siguiente:

  • La mucopolisacaridosis VI es un defecto genético en el metabolismo del tejido conectivo que causa cambios secundarios en el hueso. Por lo general, afecta a los gatos siameses y hace que tengan una cara ancha y plana. A menudo son cojos y pueden tener problemas para caminar.
  • La osteodistrofia es un trastorno hereditario poco frecuente de los gatos Scottish fold. Las deformidades óseas se desarrollan en los dedos de los pies, la cola y los huesos de la muñeca y el tobillo.
  • Las exostosis cartilaginosas múltiples son proliferaciones anormales de hueso en ciertas áreas, como los huesos largos, las costillas y las vértebras. Ocurren en gatos adultos jóvenes y pueden causar cojera e incomodidad.

    Osteomielitis. La osteomielitis es una inflamación del hueso que generalmente es causada por una infección bacteriana. Las infecciones del hueso también pueden surgir con ciertas infecciones fúngicas y en presencia de implantes óseos, como placas y alfileres óseos.

    Trastornos nutricionales. Los trastornos que causan anomalías en los niveles circulantes de calcio, fósforo y ciertas vitaminas pueden afectar negativamente a los huesos. Ejemplos incluyen:

  • El raquitismo es un debilitamiento severo del hueso debido a la deficiencia de calcio o desequilibrios en la dieta. Se presenta con mayor frecuencia en gatos jóvenes alimentados con una dieta de carne. En los gatitos causa cojera, deformidades y fracturas de los huesos.
  • La insuficiencia renal crónica afecta los huesos al alterar la cantidad de fósforo y vitamina D en el cuerpo. Los huesos se vuelven suaves, delgados y débiles.
  • Una deficiencia de vitamina D en la dieta, o una baja conversión de vitamina D en el cuerpo debido a la falta de exposición a la luz solar, puede afectar gravemente el desarrollo de los huesos. Cojera, deformidades óseas y fracturas pueden ocurrir.
  • El exceso de vitamina A en la dieta de los gatos hace que se desarrollen deformidades en los huesos. Los niveles excesivos de esta vitamina son más probables cuando el gato se alimenta con una dieta que contiene principalmente hígado y leche. La cojera, la debilidad y la renuencia a moverse son signos comunes.

    Trauma. El trauma en los huesos es quizás el trastorno esquelético más común que se encuentra en el gato, especialmente en los gatos al aire libre. Los gatos que resultan heridos por caídas, accidentes automovilísticos y peleas pueden experimentar una variedad de fracturas y luxaciones óseas.

    Cáncer. La neoplasia o cáncer de hueso es poco común en el gato. Los tumores pueden surgir dentro de los tejidos del hueso o pueden invadir los huesos de los tejidos blandos circundantes. Los gatos son más propensos a los cánceres de la médula ósea, como el linfosarcoma. Los cánceres de hueso cortical y esponjoso son más raros en el gato.

  • ¿Qué tipos de pruebas de diagnóstico se utilizan para evaluar el esqueleto?

  • Examen físico y palpación de huesos. La evaluación inicial del esqueleto implica un examen exhaustivo, con palpación de los huesos y las articulaciones. Se puede observar al animal en la sala de examen en busca de signos de cojera y anormalidades en la marcha.
  • Radiografía. Hueso cortical y esponjoso, y algunas formas de cartílago se muestran muy bien en radiografías simples. Por esta razón, las radiografías simples son una herramienta importante para evaluar el esqueleto. Se pueden tomar algunas radiografías con el animal despierto y sedado, mientras que otras radiografías pueden requerir que el animal esté completamente anestesiado.
  • Pruebas de laboratorio de rutina. Se puede tomar un conteo sanguíneo completo y un perfil bioquímico para buscar signos de infección y anormalidades en los niveles circulantes de calcio y fósforo. Estas pruebas también son útiles para detectar otros trastornos que pueden afectar los huesos, como enfermedad renal, anemia y leucemia.
  • Pruebas especiales de laboratorio. Si se sospecha una infección del hueso, se pueden recolectar muestras para cultivos de bacterias y hongos. También se pueden presentar pruebas serológicas para enfermedades fúngicas. Ocasionalmente, los niveles de vitamina D, vitamina A y hormonas paratiroideas se miden en la sangre.
  • Biopsia ósea La identificación del tipo de enfermedad ósea presente puede requerir una biopsia ósea. Esto es especialmente cierto en casos de enfermedades óseas congénitas y del desarrollo, osteomielitis y tumores óseos.
  • Biopsia de médula ósea. La biopsia de la cavidad de la médula ósea se realiza mediante el paso de una aguja en la médula ósea roja de uno o más huesos y la aspiración de una muestra de la médula ósea. La muestra de médula ósea se envía a un patólogo veterinario para su examen microscópico.
  • Técnicas avanzadas de imagen. La tomografía computarizada y la resonancia magnética son muy útiles para examinar los huesos y sus tejidos blandos adyacentes, como el cartílago, los ligamentos y los tendones. Las gammagrafías óseas con radioisótopos también son útiles en algunos casos. Organizar estas pruebas a menudo requiere que su gato sea derivado a un especialista en ortopedia veterinaria o un radiólogo veterinario.
  • Radiografías de tórax Se pueden tomar radiografías de tórax para buscar evidencia de infección o tumores que se hayan diseminado a los pulmones e identificar anomalías en las costillas o las vértebras del tórax.