Enfermedades condiciones de gatos

Estructura y función del sistema muscular en gatos

Estructura y función del sistema muscular en gatos

A continuación hay información sobre la estructura y la función del sistema muscular felino. Le informaremos sobre la estructura general de cómo funciona el sistema muscular en los gatos, las enfermedades comunes que afectan el sistema muscular y las pruebas de diagnóstico comunes realizadas en los gatos para evaluar el sistema muscular.

¿Qué es el sistema muscular?

El sistema muscular es uno de los sistemas más grandes en el cuerpo del gato. Se compone de unidades de tejido que tienen el poder de contraerse y, por lo tanto, de producir movimiento. El sistema musculoesquelético proporciona el marco básico para la destreza atlética de los gatos y la estructura ósea ligera y los músculos delgados le dan al gato habilidades tremendas. Los músculos esqueléticos del gato son similares a muchas otras especies, incluidos los humanos. Los tríceps, bíceps, músculos glúteos, deltoides y trapecio son algunos de los músculos esqueléticos comúnmente conocidos.

¿Dónde se encuentran los músculos?

Los músculos esqueléticos se encuentran en todo el sistema esquelético. Están unidos a los huesos, otros músculos y la piel. Representan aproximadamente la mitad del peso de un animal. Partes de las paredes de los órganos internos huecos, como el corazón, el estómago y los intestinos, y los vasos sanguíneos están compuestos de músculos lisos.

¿Cuál es la estructura general de los músculos de un gato?

El gato posee un sistema muscular altamente evolucionado que es capaz de producir movimientos rápidos y ágiles. El sistema muscular de un gato le permite atrapar presas y escapar de posibles amenazas.

Los músculos pueden estar bajo control voluntario o involuntario. Los músculos voluntarios, como los que se encuentran en los brazos y las piernas, pueden controlarse mediante el pensamiento. Los músculos involuntarios son aquellos que son controlados automáticamente por el sistema nervioso y no se pueden mover a voluntad. Ejemplos de músculos involuntarios son los músculos del corazón, el diafragma y los intestinos.

Hay tres tipos de tejido muscular:

  • Músculo liso. Los músculos lisos se encuentran dentro de los órganos internos, como los intestinos, el estómago y la vejiga. Son músculos involuntarios y están bajo el control del sistema nervioso autónomo.
  • Músculo esquelético. Estos músculos también se llaman músculos estriados. Se adhieren predominantemente a porciones del esqueleto y son músculos voluntarios. Están involucrados en cosas como caminar, comer, mover la cola y los ojos.
  • Músculo cardíaco. Las fibras musculares cardíacas se encuentran en el corazón y son músculos involuntarios. El músculo cardíaco es único en el sentido de que es músculo estriado, como el músculo esquelético, pero no está bajo control voluntario.

    Cada músculo individual está compuesto de muchas células unidas por tejido conectivo. Los músculos esqueléticos se unen a los huesos mediante tendones de tejido conectivo, que son elásticos y fuertes. Cuando los músculos se contraen, tiran de los tendones, que luego tiran de los huesos y hacen que las extremidades se muevan.

    Cada fibra muscular recibe sus propios impulsos nerviosos, que desencadenan varios movimientos. Una vez que una señal o un impulso viaja por el nervio hasta el músculo, la fibra muscular transforma la energía química en energía mecánica, y el resultado es la contracción muscular.

    Los músculos reciben un generoso suministro de sangre de los vasos sanguíneos vecinos. Las arterias que irrigan un músculo entran en lugares bastante definidos y a menudo se conectan dentro del músculo. Una distribución capilar rica (el más pequeño de todos los vasos sanguíneos) ayuda a llevar oxígeno a los músculos. La ingesta alta de oxígeno por parte de los músculos es necesaria para la carrera de resistencia u otros tipos de rendimiento. Las venas también acompañan a las arterias. Durante la contracción, la sangre circula al ser forzada a las venas más grandes.

  • ¿Cuál es la función de los músculos felinos?

    La función principal de los músculos es provocar el movimiento de todo o parte del cuerpo del gato. El músculo se usa para estabilizar las articulaciones para evitar su colapso bajo una carga. Los músculos lisos mantienen la continencia de la vejiga e impulsan los alimentos a través del intestino. Los músculos también ayudan a generar calor al temblar.

    Los músculos voluntarios pueden contraerse y jalar, pero no pueden empujar, por lo que deben trabajar en pares que se flexionen y extiendan. Los músculos extensores enderezan las extremidades y se unen a los huesos, por lo que los huesos actúan como palancas. Los músculos flexores, que doblan las articulaciones, actúan para levantar la extremidad. Sus parejas, los músculos extensores, a su vez se contraen para volver a bajar la extremidad. Los músculos abductores alejan las extremidades de la línea media y los músculos aductores mueven las extremidades hacia la línea media.

    ¿Cuáles son las enfermedades comunes de los músculos de un gato?

  • Trastornos musculares congénitos. Las enfermedades congénitas y hereditarias de los músculos son extremadamente raras en los gatos. Se ha visto miotonía congénita en el gato. Esta enfermedad del músculo esquelético se caracteriza por la contracción activa involuntaria de un músculo que persiste después de algún tipo de esfuerzo voluntario o estimulación del músculo.
  • Polimiositis felina. Se cree que esta enfermedad es una inflamación inmunomediada de múltiples músculos en todo el cuerpo. Causa debilidad muscular, letargo, disminución del apetito, anormalidades de marcha extrañas y cojera.
  • Miositis osificante. Esta es una enfermedad rara y progresiva asociada con la formación de cartílago y hueso en los músculos esqueléticos. Los signos incluyen masas firmes en los músculos afectados y tejidos blandos adyacentes, debilidad de las extremidades, rigidez, disminución del rango de movimiento de las articulaciones, dolor muscular e inmovilidad.
  • Miositis causada por infecciones. Los agentes infecciosos como las bacterias, los protozoos y algunos parásitos pueden causar inflamación localizada o generalizada de los músculos.
  • Polimiopatía felina. Este trastorno ocurre cuando los niveles de potasio caen a un nivel peligrosamente bajo dentro del cuerpo. El potasio es necesario para la función muscular normal, y el bajo nivel de potasio causa debilidad muscular generalizada, incapacidad para mantener la cabeza erguida, renuencia a caminar y posible dolor muscular.
  • Neoplasia Las lesiones primarias de cáncer de los músculos son poco frecuentes y generalmente ocurren en animales adultos o mayores.
  • ¿Qué tipos de pruebas de diagnóstico se utilizan para evaluar los músculos?

  • Enzimas musculares séricas: estas pruebas miden las enzimas de los músculos que se liberan al torrente sanguíneo cuando el tejido está dañado o inflamado o cuando se ha producido una gran cantidad de actividad muscular.
  • Electromiografía (EMG): esta prueba evalúa las propiedades eléctricas del músculo esquelético.
  • Biopsia muscular: la biopsia es la extracción y el examen microscópico del tejido muscular. Se utiliza para detectar inflamación e infección dentro del músculo y para determinar si un tumor muscular es maligno o benigno.
  • Radiografía: las radiografías no revelan mucha información sobre los músculos, pero pueden detectar anomalías en las estructuras óseas circundantes.