Cuidado de mascotas

Hipertiroidismo: puede golpear a su gato mayor

Hipertiroidismo: puede golpear a su gato mayor

Si su gato adulto de repente comienza a perder peso a pesar de un apetito voraz, puede tener un problema hormonal, específicamente la hormona producida por la glándula tiroides. Probablemente debería llevar a su mascota a un veterinario para que la revise en busca de hipertiroidismo felino.

El hipertiroidismo felino se ha convertido en un trastorno ampliamente reconocido en los gatos. Es causada por una sobreproducción no regulada de hormona tiroidea por las glándulas tiroides, que generalmente está relacionada con un agrandamiento benigno (crecimiento o tumor) de uno o ambos lóbulos tiroideos. Este agrandamiento de la (s) glándula (s) tiroidea se denomina adenoma tiroideo o bocio adenomatoso tiroideo. Se desconoce qué causa que la tiroides se agrande.

La glándula tiroides consta de dos lóbulos planos con forma de mariposa y ubicados a cada lado de la tráquea o tráquea, justo debajo de la caja de la voz. Estos lóbulos son aplanados y no se pueden palpar fácilmente. La glándula tiroides actúa como el termostato para la tasa metabólica del cuerpo, controlando qué tan rápido o lento funciona el cuerpo. El hipertiroidismo puede tener efectos en sistemas de múltiples órganos, ya que el aumento de los niveles de hormona tiroidea aumenta la tasa metabólica del gato.

Aunque esta enfermedad generalmente se diagnostica en gatos mayores (al menos 9 años de edad), se ha diagnosticado en gatos tan jóvenes como de 6 años. No existe una raza reconocida o predilección sexual por esta enfermedad.

De qué mirar

  • Pérdida de peso a pesar del aumento del apetito.
  • Inquietud
  • Aumento de los niveles de actividad o irritabilidad.
  • Diagnóstico

    El diagnóstico puede realizarse mediante un simple análisis de sangre que mide el nivel de la hormona tiroidea (T4). Su veterinario también puede realizar otras pruebas de diagnóstico para excluir otras enfermedades, que incluyen:

  • Historial médico completo y examen físico.
  • Conteo sanguíneo completo (CBC) y perfil químico del suero
  • Radiografías torácicas
  • Una prueba de supresión de T3 en casos difíciles de diagnosticar
  • En algunos casos, una exploración con radionúclidos (utilizada en el diagnóstico para la exploración de todo el cuerpo o de un órgano individual)
  • Tratamiento

    El tratamiento está dirigido a controlar la secreción excesiva de hormonas tiroideas y puede involucrar una variedad de enfoques dependiendo de varios factores. Estos incluyen la salud general de su gato, la disponibilidad de la terapia de yodo radiactivo y las consideraciones de costo. Existen tres métodos principales de tratamiento:

  • Terapia con yodo radiactivo
  • Extirpación quirúrgica de los lóbulos tiroideos anormales.
  • Terapia médica con Tapazole® (metimazol) y bloqueadores beta-adrenérgicos (como atenolol) para reducir algunos de los síntomas de hipertiroidismo.
  • Cuidados en el hogar

    En casa, asegúrese de administrar cualquier medicamento recetado por su veterinario. Si su gato está tomando Tapazole®, un posible efecto adverso es la pérdida de apetito, que puede estar relacionada con complicaciones hepáticas.

    Cuidado preventivo

    No hay prevención porque se desconoce la causa. Sin embargo, el examen del área tiroidea debe ser una parte regular de cualquier examen veterinario en gatos mayores. Si se produce pérdida de peso en su gato mayor, su veterinario puede recomendar un análisis de sangre de tiroides para detectar esta afección.

    Para obtener más información sobre el hipertiroidismo en gatos, haga clic en Hipertiroidismo en profundidad.

    Ver el vídeo: Mujer atrapada en la mente y tamaño de un bebé. Mi Cuerpo, Mi Desafío l Discovery Latinoamérica (Octubre 2020).