Enfermedades condiciones de gatos

Ascitis en los gatos

Ascitis en los gatos

Descripción general de la ascitis en los gatos

La ascitis es la acumulación anormal de líquido en la cavidad abdominal. El volumen del líquido puede ser bastante sutil, o puede ser significativo, causando distensión del abdomen. La ascitis tiene muchas causas, la mayoría de las cuales pueden ser muy graves. En los gatos, la ascitis es causada por la fuga de líquido hacia el abdomen desde los vasos sanguíneos, los vasos linfáticos, los órganos internos o las masas abdominales.

A continuación se presenta una descripción general sobre la ascitis en los gatos, seguida de información detallada sobre las causas, el diagnóstico y el tratamiento de esta afección.

Causas de la ascitis en los gatos

  • Hipoalbuminemia o una disminución en el nivel de albúmina en sangre.
  • Enfermedad hepática severa
  • Insuficiencia cardíaca derecha
  • Masas abdominales
  • Trauma
  • Peritonitis o inflamación del revestimiento interno del abdomen.
  • Trastornos hemorrágicos
  • Enfermedades de los linfáticos.
  • La obstrucción de la vena hepática o de la vena cava caudal (inferior) provoca compromisos en la circulación sanguínea
  • De qué mirar

  • Distensión abdominal
  • Dificultad para respirar o aumento del esfuerzo respiratorio
  • Malestar abdominal
  • Letargo
  • Tos
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Fiebre
  • Anorexia
  • Debilidad
  • Diagnóstico de ascitis en gatos

    Ciertas pruebas de diagnóstico deben realizarse para un diagnóstico definitivo de la causa subyacente de la ascitis. Se deben considerar las siguientes pruebas:

  • Siempre se debe realizar una historia completa y un examen físico
  • Examen de sangre completo (CBC)
  • Perfil bioquimico
  • Análisis de orina
  • Radiografías de tórax y abdomen.
  • Abdominocentesis o lavado peritoneal con análisis y cultivo de fluidos. Esto implica tomar muestras del líquido del abdomen para su análisis y cultivo si se sospecha infección

    Según los resultados de estas pruebas iniciales, los diagnósticos adicionales pueden incluir:

  • Mediciones de ácidos biliares
  • Lipasa sérica
  • Ultrasonido abdominal y biopsias guiadas por ultrasonido
  • Ecocardiograma
  • Endoscopia (un endoscopio de fibra óptica que se coloca a través de la boca y dentro del estómago y el intestino delgado. Se puede visualizar la mucosa y obtener biopsias)
  • Tratamiento de ascitis en gatos

    Se necesita un diagnóstico preciso para una terapia adecuada. A la espera de un diagnóstico definitivo, ciertos tratamientos pueden ser apropiados:

  • Abdominocentesis terapéutica (extracción de una gran cantidad de líquido del abdomen) si la cantidad de distensión abdominal compromete la capacidad de respiración del animal.
  • Diuréticos para promover la excreción de líquidos.
  • Oxigenoterapia si el animal tiene dificultad respiratoria
  • Fluidos intravenosos en casos de shock o deshidratación.
  • Transfusiones de hemoderivados.
  • Terapia con antibióticos si se sospecha infección
  • Cuidados en el hogar

    Mantenga a su mascota tranquila y minimice el estrés. Asegúrese de que su mascota se mantenga caliente y proporcione agua fresca si quiere beber. Busque atención veterinaria de inmediato si su mascota tiene problemas para respirar o está extremadamente débil.

    Información detallada sobre ascitis en gatos

    La ascitis, en sí misma, generalmente no causa un problema, pero el proceso primario de la enfermedad que causa la ascitis puede ser una afección grave. La ascitis generalmente se produce lentamente y en pequeñas cantidades; sin embargo, si se produce una gran cantidad de líquido, o se produce rápidamente, puede existir una situación de emergencia. Grandes cantidades de líquido libre en el abdomen pueden comprimir el diafragma, lo que provoca compromiso respiratorio y dificultad para respirar. Afortunadamente, esto es una ocurrencia rara.

    Otra posible situación de emergencia es la aparición rápida de ascitis. Si la ascitis se desarrolla rápidamente, a menudo se asocia con debilidad profunda o shock. La pérdida del volumen sanguíneo intravascular (dentro de los vasos sanguíneos) puede provocar anemia aguda y shock a medida que el líquido sale de los vasos sanguíneos y se mueve libremente hacia la cavidad abdominal. La causa más común de tal evento es la ruptura de un vaso sanguíneo dentro de la cavidad abdominal. Sangrar tumores dentro del abdomen o lesiones traumáticas son causas probables.

    La mayoría de las veces, la acumulación de líquido es más gradual y no hay una situación de emergencia. Sin embargo, cualquier cantidad de ascitis es un hallazgo significativo, y se deben tomar medidas para encontrar un diagnóstico. La ascitis tiene muchas causas diferentes y establecer un diagnóstico generalmente no es difícil. Un buen examen físico, análisis de sangre básicos y evaluación del líquido ascítico a menudo conducen al diagnóstico, o proporcionan una dirección sobre la cual se deben realizar más diagnósticos.

    Causas de la ascitis en los gatos

    Hipoalbuminemia Causas de ascitis en gatos

    La hipoalbuminemia es una disminución en los niveles de albúmina sérica. La albúmina está disponible a través de la dieta, pero también se produce en el hígado. El riñón funciona para mantener la concentración de albúmina en el plasma al evitar su excreción en la orina. La función gastrointestinal normal es necesaria para una absorción adecuada. La albúmina es responsable de gran parte de la presión osmótica coloidal de la sangre y, por lo tanto, es un factor importante en la regulación del intercambio de agua entre el plasma y el compartimento intersticial (espacio entre las células). Las disminuciones en el nivel de albúmina (generalmente por debajo de 1.5 gm / dl) conducen a un gradiente de presión que hace que el líquido se filtre fuera de los vasos sanguíneos, produciendo ascitis.

  • Nefropatía perdedora de proteínas. La enfermedad del glomérulo renal (sistema de filtración) puede producir una afección en la que la proteína se excreta a través de la orina, lo que produce niveles muy bajos de albúmina plasmática. Esto puede ser causado por mecanismos infecciosos, inmunes, neoplásicos o idiopáticos (etiología desconocida).
  • Enfermedades gastrointestinales que impiden la absorción de albúmina. Si la albúmina no se absorbe, se esperan niveles bajos de sangre. Algunas enfermedades que causan esto incluyen linfoma gastrointestinal, enfermedad inflamatoria intestinal y linfangiectasia intestinal.
  • La enfermedad hepática grave puede causar ascitis por la disminución de la producción de albúmina o por una mayor resistencia al flujo sanguíneo dentro del hígado. La hepatitis severa y la cirrosis hepática son ejemplos.
  • Causas obstructivas de la ascitis en gatos

    La obstrucción del flujo sanguíneo dentro del abdomen puede provocar ascitis. Esta obstrucción puede causar una fuga de líquido desde las venas o los vasos linfáticos hacia la cavidad peritoneal (abdominal) según la ubicación.

  • La obstrucción del flujo sanguíneo desde el hígado al corazón (obstrucción del flujo venoso hepático) puede causar una ascitis más crónica. Esto ocurre en la insuficiencia cardíaca derecha, ya que el corazón no puede manejar el retorno de sangre venosa desde el hígado.
  • Insuficiencia cardíaca derecha. Esto puede ser causado por una enfermedad cardíaca primaria, enfermedad pulmonar o infestación severa de gusanos del corazón.
  • Masas abdominales. Los tumores, abscesos o quistes pueden causar ascitis por varios mecanismos. Pueden romperse, causando ascitis aguda. El hemangiosarcoma es el tumor más común que potencialmente se rompe y sangra. Otras masas pueden comprimir o causar obstrucción de los vasos y los vasos linfáticos, causando una acumulación más crónica y lenta de ascitis.
  • Otras causas de ascitis en gatos

  • Trauma. La ruptura del bazo puede causar fugas de sangre; la ruptura de la vesícula biliar puede causar fugas de bilis, una peritonitis biliar; La lesión del tracto urinario (riñón, uréter, vejiga o uretra) puede causar fugas de orina, lo que resulta en un uroabdomo (orina dentro del abdomen).
  • La peritonitis es la inflamación del revestimiento interno del abdomen. Esta inflamación puede producir líquido en cantidades variables con características muy específicas. La peritonitis infecciosa felina es una causa común. La peritonitis también puede ocurrir en casos de compromiso o perforación del intestino (estómago, intestino delgado y grueso), lo que requiere una intervención quirúrgica de emergencia.
  • Los trastornos hemorrágicos causados ​​por una variedad de afecciones (envenenamiento, metabolismo, herencia, cáncer) pueden provocar una ascitis con sangre.
  • Las enfermedades de los linfáticos pueden causar la formación de líquido linfático en el abdomen. La ruptura de los vasos linfáticos debido a tumores, traumatismos o afecciones idiopáticas (etiología desconocida) son las causas habituales.
  • Diagnóstico en profundidad

    Una historia clínica completa y un examen físico son muy importantes para determinar las ayudas diagnósticas de elección. Una evaluación adecuada determinará la profundidad de los diagnósticos necesarios.

  • La abdominocentesis es el muestreo de la ascitis usando una aguja y una jeringa. El fluido obtenido se envía luego a un laboratorio para su análisis. Esta puede ser la prueba de diagnóstico más importante cuando se evalúa un animal con ascitis porque las enfermedades específicas tienen características específicas de análisis de fluidos. El líquido ascítico se divide en tres categorías diferentes según el recuento celular del líquido y la concentración de proteínas.

    Transudados son fluidos de bajo recuento celular (menos de 1500 células / mcl) y baja concentración de proteínas (menos de 2.5 g / dl). Los ejemplos de transudados incluyen los causados ​​por: hipoproteinemia, enfermedad hepática, algunos tumores y obstrucción del drenaje linfático.

    Transudados modificados son fluidos con conteos celulares más altos (1000 a 7000 células / mcl) y concentración de proteínas (2.5 a 7.5g / dl). Los ejemplos de transudados modificados incluyen ascitis causada por: insuficiencia cardíaca congestiva, tumores abdominales, obstrucción de la vena hepática o la vena cava caudal torácica y algunas enfermedades hepáticas.

    Exudados son fluidos con los recuentos celulares más altos (más de 7,000 células / mcl) y concentraciones de proteínas (generalmente más de 3.0 g / dl). Los ejemplos incluyen: afecciones hemorrágicas, tumores, FIP, infecciones bacterianas causadas por compromiso intestinal, quiloabomen (líquido linfático en el abdomen), fugas de orina y bilis y pancreatitis.

    Un patólogo también examina los tipos de células microscópicamente. Los diferentes tipos de poblaciones celulares representan diferentes procesos de la enfermedad, y la evaluación citológica es una ayuda valiosa para establecer un diagnóstico correcto.

  • CBC El CBC evalúa las líneas de glóbulos rojos y blancos. Las elevaciones y los cambios morfológicos en la línea de glóbulos blancos pueden indicar peritonitis. Las disminuciones en los glóbulos rojos son indicativos de anemia. La pérdida de sangre aguda o las enfermedades debilitantes crónicas son causas potenciales de la anemia. Se evalúan los recuentos de plaquetas (células sanguíneas necesarias para la coagulación adecuada). Disminuciones significativas pueden conducir a hemorragia intraabdominal.
  • Un perfil bioquímico evalúa varios sistemas del cuerpo. Se notaría una disminución en la albúmina sérica (hipoalbuminemia). La disminución de la función renal se evalúa con aumentos en el nitrógeno ureico en sangre (BUN) y la creatinina. La enfermedad hepática se evalúa mediante elevaciones en las enzimas ALT, AST y ALKP. Las disminuciones de BUN, albúmina, colesterol y, ocasionalmente, glucosa en sangre pueden indicar una disminución de la capacidad funcional del hígado.
  • Un análisis de orina completa la evaluación de la función renal. Se puede observar la pérdida de proteína en la orina (proteinuria), y se puede recomendar una relación de creatinina de proteína en la orina de seguimiento para confirmar y cuantificar la pérdida significativa de proteína en la orina.
  • Las radiografías de tórax evalúan el corazón y los pulmones en busca de evidencia de enfermedad cardiopulmonar. El agrandamiento cardíaco o el líquido en el tórax pueden sugerir insuficiencia cardíaca derecha. También se pueden visualizar masas cerca del diafragma que comprimen la vena cava caudal. Las radiografías abdominales pueden ser útiles para evaluar el tamaño del hígado y los riñones, así como para visualizar algunas masas abdominales. Desafortunadamente, si hay una cantidad significativa de ascitis, las estructuras abdominales a menudo quedan oscurecidas por la naturaleza del líquido.
  • Una medición de ácido biliar es una prueba específica de la función hepática. Si la ascitis se debe a una enfermedad hepática, los ácidos biliares generalmente están muy elevados.
  • Prueba de mediciones de lipasa en suero para inflamación pancreática. La pancreatitis, el cáncer pancreático y los abscesos pancreáticos pueden causar elevaciones.
  • Una ecografía abdominal es una prueba excelente para evaluar los órganos abdominales cuando hay ascitis. En general, el líquido en el abdomen mejora las imágenes, proporcionando mayor detalle. Esto permite la visualización de masas abdominales y la evaluación del hígado, riñones, bazo y páncreas. Si está indicado, se pueden realizar biopsias de anomalías para un diagnóstico definitivo.
  • Si se sospecha una enfermedad cardíaca, se indica un ecocardiograma. Se visualizan las válvulas cardíacas y el músculo cardíaco, y se puede evaluar la función cardíaca. La insuficiencia cardíaca congestiva tiene muchas causas, y un ecocardiograma es la prueba de diagnóstico que proporciona la mejor información sobre el pronóstico y el tratamiento de la enfermedad.
  • La endoscopia es un buen método, relativamente no invasivo, para evaluar la enfermedad del intestino delgado. El revestimiento interno del estómago y el duodeno se puede visualizar y biopsiar. La neoplasia intestinal, la enfermedad inflamatoria intestinal y la linfangiectasia intestinal pueden ser la causa de una enteropatía perdedora de proteínas (pérdida de proteínas a través del sistema gastrointestinal).
  • Terapia en profundidad

    Su veterinario puede recomendar una o más de las pruebas de diagnóstico descritas anteriormente. Mientras tanto, puede ser necesario el tratamiento de los síntomas, especialmente si el problema es grave. Los siguientes tratamientos inespecíficos (sintomáticos) pueden ser aplicables a algunas, pero no a todas, las mascotas con ascitis. Estos tratamientos pueden reducir la gravedad de los síntomas o proporcionar alivio a su mascota. Sin embargo, la terapia inespecífica no es un sustituto del tratamiento definitivo de la enfermedad subyacente responsable de la condición de su mascota.

    El aspecto más importante del tratamiento de la ascitis es determinar qué tan rápido se ha desarrollado la ascitis y el estado clínico de su mascota. Si la ascitis se ha desarrollado lentamente y su mascota es bastante fuerte, generalmente no se requiere tratamiento de emergencia. Si el líquido ascítico se ha desarrollado rápidamente, a menudo se asocia con debilidad y está indicada la atención de emergencia. El tratamiento adecuado a la espera de un diagnóstico de la causa principal de la ascitis puede incluir:

  • Abdominocentesis terapéutica. Si hay una gran cantidad de líquido en el abdomen, puede estar comprimiendo el diafragma, lo que dificulta la respiración. Se inserta una aguja en la pared abdominal y se drena el líquido para aliviar la presión, lo que facilita la respiración y hace que su mascota se sienta más cómoda. Una vez que su mascota respira más cómodamente, se retira la aguja. Sin embargo, no se elimina todo el líquido, porque perder demasiado líquido del cuerpo puede provocar cambios en la homeostasis y el shock.
  • Los diuréticos son medicamentos administrados para promover la eliminación de líquidos del cuerpo. El líquido se excreta a medida que aumenta la producción de orina. Los diuréticos son más efectivos para eliminar líquido del tejido en lugar de una cavidad corporal; Por lo tanto, tienen un efecto limitado en la eliminación del líquido ascítico del abdomen. La furosemida (Lasix) se usa con mayor frecuencia.
  • Los animales en dificultad respiratoria a menudo requieren oxígeno para estabilizarse. El oxígeno puede ser proporcionado por una máscara de oxígeno, una canola nasal de oxígeno o una jaula de oxígeno. Por lo general, una vez que se extrae algo de líquido del abdomen, ya no se necesita oxígeno.
  • Un inicio rápido de ascitis puede requerir soporte de líquido intravenoso para mantener la perfusión tisular y tratar a un animal en estado de shock. Si el animal tiene una proteína total baja (debido a un bajo nivel de albúmina en sangre), se puede administrar soporte de líquido con coloides (fluidos que aumentan la presión oncótica del plasma) para disminuir la producción de ascitis.
  • Es posible que se requieran transfusiones con sangre o productos sanguíneos si la ascitis se debe a un sangrado dentro del abdomen. Si se necesitan transfusiones, el animal generalmente es muy débil y tiene un hematocrito descendente (un análisis de sangre que mide la anemia).
  • Si se sospecha infección, se administran antibióticos por vía intravenosa hasta el diagnóstico definitivo. La ascitis causada por una infección es una situación que requiere cirugía de emergencia.

  • Ver el vídeo: ASCITIS EN UN GATITO (Junio 2021).