Enfermedades condiciones de gatos

Epistaxis (sangrado de nariz) en los gatos

Epistaxis (sangrado de nariz) en los gatos

Descripción general de la epistaxis en los gatos

La epistaxis se refiere al sangrado de la nariz. Por lo general, proviene de vasos dañados en la mucosa nasal, pero también puede deberse a una mayor fragilidad de los capilares o tendencias hemorrágicas. Cualquier raza de gato puede desarrollar epistaxis y no hay predilección de género.

A continuación se incluye una breve descripción general de las causas de las hemorragias nasales en los gatos, seguida de información detallada sobre cómo se diagnostica y trata la causa subyacente.

El sangrado puede ser agudo (repentino) o crónico (prolongado). La causa subyacente del sangrado nasal determina cuán enfermo se enferma a menudo. Es importante determinar si la hemorragia es unilateral (unilateral) o bilateral (ambas fosas nasales) porque algunas causas de epistaxis se asocian con hemorragia unilateral, mientras que otras se asocian con hemorragia bilateral.

En los gatos, las hemorragias nasales pueden ser causadas por:

  • Trauma
  • Cuerpos extraños nasales
  • Enfermedad dental, como absceso de raíz dental
  • Tumores nasales
  • Infecciones (bacterianas, fúngicas, parasitarias)
  • Ciertos trastornos sanguíneos, como anomalías en la coagulación, sangre excesivamente viscosa, enfermedades transmitidas por garrapatas que pueden causar recuentos bajos de plaquetas
  • De qué mirar

  • Estornudos, acompañados de un gran chorro de sangre.
  • Hinchazón nasal
  • Enfermedad dental severa
  • Dientes fracturados
  • Heces negras y alquitranadas (causadas por la deglución de sangre)
  • Un olor desagradable de la boca o la nariz.
  • Respiración ruidosa
  • Pérdida de apetito
  • Diagnóstico de epistaxis en gatos

  • Su veterinario tomará un historial completo y realizará un examen físico completo, lo que puede llevar a un diagnóstico rápido con pruebas de diagnóstico mínimas, especialmente si la causa es un trauma. Es posible que se necesiten exámenes orales y nasales cuidadosos bajo anestesia para inspeccionar por completo la boca, la parte posterior de la garganta y la parte frontal de la cavidad nasal (justo dentro de las fosas nasales)
  • Un conteo sanguíneo completo (CBC o hemograma) para identificar anemia, inflamación o infección, o un recuento bajo de plaquetas que puede estar contribuyendo a la epistaxis
  • Pruebas de bioquímica en suero para evaluar la salud general de su mascota y para evaluar la función vital de los órganos.
  • Un análisis de orina para evaluar la función renal, verificar la infección e identificar proteinuria que puede estar asociada con algunas causas de epistaxis
  • Pruebas de coagulación de la sangre, incluido un recuento de plaquetas, el factor de von Willebrand (para verificar la enfermedad de von Willebrand, una anomalía de coagulación hereditaria relativamente común en perros) y otras pruebas de coagulación de la sangre (por ejemplo, tiempo de protrombina, tiempo de tromboplastina parcial, tiempo de coagulación activado)
  • Pruebas serológicas para enfermedades infecciosas, especialmente enfermedades fúngicas (histoplasmosis, blastomicosis) y enfermedades por rickettsias transmitidas por garrapatas, como la ehrlichiosis y la fiebre manchada de las Montañas Rocosas.
  • Se pueden recomendar radiografías nasales y dentales en base a estos hallazgos

    Se pueden recomendar pruebas adicionales si no se puede establecer un diagnóstico a partir de las evaluaciones descritas anteriormente. Éstos incluyen:

  • Radiografías de detalle fino de la cavidad nasal.
  • Tomografía computarizada (TC) (un tipo especializado de procedimiento de rayos X que permite examinar "cortes" individuales de la cabeza). Esta prueba tiene una disponibilidad algo limitada pero no es extremadamente costosa.
  • Imagen de resonancia magnética (IRM) (una prueba especializada que proporciona vistas muy detalladas de "cortes" de la cabeza). Esta prueba tiene disponibilidad limitada y puede ser muy costosa.
  • Rinoscopia (evaluación de la cavidad nasal con un endoscopio de fibra óptica) y biopsia nasal. Puede ser derivado a un especialista en medicina interna veterinaria para este procedimiento, que debe realizarse bajo anestesia general.
  • Cirugía exploratoria de la cavidad nasal para diagnóstico definitivo y posible tratamiento.
  • Tratamiento de la epistaxis en gatos

    El tratamiento se centra en detener el sangrado. Además, minimiza el estrés para tu gato. La sedación puede ser necesaria para disminuir la excitación y la agitación. Lo siguiente también puede ayudar:

  • Compresas frías y presión directa para ayudar a disminuir el sangrado.
  • Se puede aplicar adrenalina (es decir, epinefrina) en la nariz para controlar el sangrado
  • En casos severos, se puede requerir anestesia general para permitir el empaquetamiento de la cavidad nasal con gasa para proporcionar presión directa para controlar el sangrado
  • Cuidados en el hogar del gato con sangrado nasal

    A menudo se formará un coágulo de sangre y el sangrado se detendrá por sí solo. Su veterinario aún debe evaluar a su gato, pero probablemente no sea necesaria una visita de emergencia. Mientras tanto, haga lo siguiente:

  • Limite el estrés y disminuya la excitabilidad (se puede requerir sedación para este propósito).
  • Aplique compresas frías y presión directa para ayudar a disminuir el sangrado.
  • Si el sangrado no se detiene, empeora o si se observa sangrado en otros sitios, considérelo una emergencia y llame a su veterinario inmediatamente.
  • Información detallada sobre hemorragias nasales en los gatos

    La epistaxis o el sangrado nasal generalmente son causados ​​por un evento agudo (repentino) o por problemas crónicos más insidiosos.

  • La epistaxisis aguda muchas veces es el resultado de fracturas nasales o laceraciones causadas por episodios traumáticos. Si no hay antecedentes de traumatismo, el sangrado agudo a menudo es causado por la erosión repentina de un vaso sanguíneo nasal debido a algún problema primario dentro de la cavidad nasal, o quizás afecciones metabólicas. Muchas veces, se producirá epistaxis aguda, pero la afección subyacente es una afección crónica o de larga duración. Los tumores, los cuerpos extraños y los abscesos de las raíces de los dientes a menudo se presentan con epistaxis aguda, aunque el problema puede haber estado presente durante algún tiempo.
  • Las hemorragias nasales recurrentes o crónicas intermitentes son comunes a medida que se forman coágulos de sangre para detener el sangrado. Los coágulos que se desprenden o los nuevos vasos sanguíneos se ven afectados pueden causar futuros episodios de sangrado. También es importante tener en cuenta si la epistaxis es unilateral (un lado) o bilateral (ambos lados). Los tumores, los cuerpos extraños y los abscesos de las raíces de los dientes suelen ser unilaterales. Las infecciones y las condiciones metabólicas suelen ser bilaterales. Si el animal ha estado perdiendo peso o ha estado enfermo durante algún tiempo antes de que se note la epistaxis, puede indicar una afección más grave. Es raro que el volumen de pérdida de sangre de la nariz sea potencialmente mortal, más bien la epistaxis es un signo clínico importante que merece una evaluación adicional. A menos que sea causada por un trauma, la epistaxis es un hallazgo significativo que a menudo se repetirá si no se alcanza un diagnóstico definitivo.

    Causas de hemorragias nasales en los gatos

    Las causas más comunes de epistaxis en gatos incluyen:

  • Trauma, como fracturas nasales causadas por accidentes automovilísticos, heridas por mordeduras y laceraciones nasales causadas por objetos afilados.
  • Cuerpos extraños nasales. La epistaxis ocurrirá si un cuerpo extraño nasal perfora un vaso sanguíneo. La inflamación asociada con un cuerpo extraño nasal puede causar secreción nasal teñida de sangre.
  • Enfermedad dental. Se puede desarrollar un absceso en la raíz del diente si la enfermedad dental es grave o se infecta un diente fracturado. Las raíces de los dientes en el maxilar (hueso de la mandíbula superior) son muy largas. Si se desarrolla una infección en la base de la raíz del diente, puede causar hinchazón y penetrar en la cavidad nasal. La epistaxis ocurre porque los vasos sanguíneos nasales están afectados. Se puede observar una inflamación en el puente de la nariz o debajo del ojo en una mascota con un absceso en la raíz del diente.
  • Los tumores nasales son una causa común de epistaxis unilateral (unilateral) en gatos mayores. Los tumores más comunes en los gatos afectados son adenocarcinoma, condrosarcoma, fibrosarcoma, osteosarcoma y carcinoma de células escamosas.
  • Las infecciones bacterianas, fúngicas y parasitarias pueden causar epistaxis. Solo las infecciones bacterianas graves pueden causar epistaxis. La infección bacteriana puede deberse a un trauma o un cuerpo extraño que ya no está presente. La aspergilosis en los gatos es una infección micótica que afecta la cavidad nasal y puede provocar epistaxis. Los parásitos nasales también pueden causar epistaxis, pero los episodios de estornudos y frotamientos en la cara son síntomas más comunes de infección por ácaros nasales.
  • Muchos trastornos hemorrágicos pueden causar epistaxis. También se puede observar sangrado en otros sitios. La trombocitopenia (recuento bajo de plaquetas) es una causa común de tales problemas de sangrado. Las plaquetas son fragmentos de células sanguíneas que son vitales para el proceso de coagulación y pueden verse disminuidas por varios trastornos diferentes, incluidas las enfermedades transmitidas por garrapatas causadas por un tipo de bacteria llamada rickettsia. Los rodenticidas que contienen antagonistas de la vitamina K son con frecuencia la causa del sangrado generalizado en los gatos porque interfieren con la activación de varios factores de coagulación por la vitamina K.
  • La hiperviscosidad (engrosamiento de la sangre) puede ser el resultado de concentraciones extremadamente altas de proteínas sanguíneas en mascotas con ciertas enfermedades. La alta concentración de proteínas conduce a una función plaquetaria deficiente y a una coagulación anormal. Ocasionalmente, la epistaxis es el primer síntoma de este problema. Las causas comunes del síndrome de hiperviscosidad son mieloma múltiple (sobreproducción de proteínas de anticuerpos por células plasmáticas productoras de anticuerpos malignos), linfoma (cáncer de tejido linfoide y linfocitos) y erhlichiosis (una enfermedad de rickettsia transmitida por garrapatas).
  • Diagnóstico en profundidad

    Muchas veces se puede hacer un diagnóstico sobre la base de un buen historial y examen físico. Si no se puede establecer el diagnóstico, se indican ciertas pruebas de laboratorio básicas:

  • El análisis de sangre completo (CBC) verifica la anemia y evalúa la importancia de la pérdida de sangre. El análisis de glóbulos blancos puede mostrar evidencia de infección o ciertos tipos de cáncer. El recuento de plaquetas también se estima.
  • El perfil bioquímico rara vez identifica un problema primario que causa la epistaxis, aunque se miden las proteínas totales (síndrome de hiperviscosidad). Todavía es una prueba valiosa para descartar enfermedades secundarias, problemas concurrentes y minimizar el riesgo anestésico.
  • Se pueden indicar títulos de enfermedades infecciosas para enfermedades fúngicas como la aspergilosis, así como un título de Erhlichia. La erhlichiosis puede causar un recuento disminuido de plaquetas y un aumento en el nivel de proteína plasmática.
  • Las pruebas de coagulación están indicadas para descartar cualquier anomalía en la coagulación. Las anomalías en la coagulación pueden ser hereditarias, causadas por toxinas, afecciones metabólicas o hereditarias.
  • Un examen oronasal bajo anestesia es útil para evaluar enfermedades dentales, masas nasales obvias o cuerpos extraños. Este procedimiento a menudo se combina con otros procedimientos que requieren anestesia general, como radiografías nasales y biopsias.
  • Las radiografías nasales y dentales requieren anestesia y pueden mostrar un absceso en la raíz del diente o un área de destrucción ósea causada por un tumor. En general, las radiografías nasales, aunque están ampliamente disponibles, no son una herramienta de diagnóstico tan buena como la tomografía computarizada o la resonancia magnética.
  • Las biopsias nasales se pueden obtener utilizando rayos X como guía. Generalmente se consideran biopsias ciegas, ya que la masa no se visualiza durante el procedimiento de biopsia. Típicamente, una sonda larga y delgada con una punta de corte se inserta a través de las narinas hasta un área aproximada. Se pueden tomar biopsias en el punto donde se sospecha una lesión.

    Su veterinario puede recomendar que se necesiten pruebas más especializadas para diagnosticar el problema primario. Estas pruebas solo pueden estar disponibles en prácticas de referencia más amplias e incluyen:

  • La tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética (RM) son útiles para obtener imágenes de las masas nasales y el grado de afectación ósea. Conocer la ubicación exacta de la masa es útil para realizar una biopsia de la masa y obtener una muestra diagnóstica precisa.
  • La rinoscopia es el procedimiento de usar un telescopio de fibra óptica flexible muy pequeño para visualizar las estructuras en la nariz. El tubo se coloca a través de las narinas y se avanza. Se pueden identificar tumores, cuerpos extraños y el área de sangrado específica. Se pueden recuperar cuerpos extraños y obtener biopsias.
  • La cirugía o una exploración nasal es generalmente el último paso dado si no se ha realizado un diagnóstico. Una incisión a lo largo del puente de la nariz permite la visualización de la cavidad nasal. Se pueden extraer masas y cuerpos extraños, o se pueden obtener biopsias.
  • Tratamiento en profundidad

    Su veterinario puede recomendar una o más de las pruebas de diagnóstico descritas anteriormente. Mientras tanto, puede ser necesario el tratamiento de los síntomas, especialmente si el problema es grave. Los siguientes tratamientos no específicos (sintomáticos) pueden ser aplicables a algunos, pero no a todas las mascotas con epistaxis. Estos tratamientos pueden reducir la gravedad de los síntomas o proporcionar alivio a su gato. Sin embargo, la terapia inespecífica no es un sustituto del tratamiento definitivo de la enfermedad subyacente responsable de la condición de su mascota.

  • El estrés siempre debe ser minimizado. El estrés, la emoción y el jadeo pueden hacer que los animales desalojen los coágulos y se produzca más sangrado. El estrés también aumenta la presión arterial, lo que podría aumentar aún más el sangrado. Si el animal goza de buena salud, los medicamentos que sedan y disminuyen la presión arterial, como la acepromacina, son muy útiles.
  • Las compresas frías y la presión directa sobre la nariz promoverán la constricción de los vasos sanguíneos y ayudarán a disminuir el flujo sanguíneo y promoverán la formación de coágulos.
  • En ocasiones se requiere anestesia general para detener el sangrado, especialmente si el paciente no coopera. La epinefrina causa una fuerte constricción de los vasos sanguíneos y puede instilarse en la nariz con una jeringa. Si es necesario, se puede colocar material similar a una gasa (por ejemplo, cinta umbilical) en la nariz, lo que produce una presión más directa sobre el área de sangrado y, por lo tanto, promueve una coagulación más rápida.
  • En las lesiones traumáticas, por lo general, el sangrado se detiene solo o con cuidados de apoyo. Los tumores nasales pueden extirparse quirúrgicamente, tratarse con quimioterapia o recibir radioterapia. Las infecciones por hongos a menudo responden a los antimicóticos intranasales u antimicóticos orales. Los abscesos de la raíz del diente mejoran con la extracción de dientes y antibióticos. Muchos trastornos hemorrágicos son muy tratables una vez que se identifica el problema principal. La terapia específica requiere que se identifique la causa específica.
  • Cuidados de seguimiento para gatos con epistaxis

    Aunque con frecuencia parece mucha sangre, el volumen de sangre perdida durante la epistaxis generalmente no pone en peligro la vida. Más bien, la epistaxis sirve como un marcador importante de una condición clínica subyacente que merece una evaluación adicional.

    A menudo se formará un coágulo de sangre y el sangrado se detendrá por sí solo. Su veterinario aún debe evaluar a su mascota, pero probablemente no sea necesaria una visita de emergencia. Excepto cuando es causada por un trauma, la epistaxis en los gatos generalmente es un hallazgo significativo que a menudo se repetirá si no se obtiene un diagnóstico definitivo. Mientras tanto, haga lo siguiente:

  • Limite el estrés y disminuya la excitabilidad (se puede requerir sedación para este propósito).
  • Aplique compresas frías y presión directa para ayudar a disminuir el sangrado.
  • Si el sangrado no se detiene, empeora o si se observa sangrado en otros sitios, considérelo una emergencia y llame a su veterinario inmediatamente.
  • Ver el vídeo: Cómo controlar una hemorragia en un perro o un gato. (Octubre 2020).