General

Pájaro que prueba su hogar

Pájaro que prueba su hogar

Proporcionar un entorno seguro para su ave es la única forma de tener un amigo emplumado sano y longevo. Si ya tiene un pájaro o está pensando en agregar uno a su familia, considere estos problemas de seguridad comunes para asegurar un ambiente saludable para su ave.

Asegúrate de que las perchas de su jaula sean lisas, sin astillas y del ancho adecuado para que tu pájaro pueda agarrarlo y sostenerlo. La jaula debe estar hecha de material seguro: evite el plomo y el zinc. Los juguetes en la jaula deben estar bien sujetos y no deben tener nada afilado o lo suficientemente pequeño como para tragar.

Elija la mejor ubicación para su ave. Debido a los muchos peligros en la cocina, la cocina es una mala idea. Los vapores, las corrientes de aire y la fluctuación de temperatura, especialmente durante la cocción, pueden tener un efecto significativo en la salud de su ave. Los utensilios de cocina antiadherentes quemados emiten humos potencialmente mortales y los artículos de limpieza de la cocina también pueden ser dañinos. Si a tu pájaro se le permite volar libre, ten cuidado con los peligros de una estufa caliente. Los quemadores calientes pueden causar quemaduras graves y las aves a menudo sucumben a las quemaduras.

Si va a dejar que su pájaro vuele libremente en su hogar, hay muchas cosas que considerar. Asegúrese de que sus ventanas estén cubiertas con persianas o cortinas. A veces, las aves no pueden notar que hay vidrio e intentarán volar hacia afuera, resultando en una lesión en la cabeza. Las ventanas abiertas necesitan pantallas fuertes; compruebe si hay rasgaduras o rasgaduras en todas sus pantallas, incluidas las puertas de pantalla.

Por razones obvias, los ventiladores de techo son peligrosos para las aves. Además, asegúrese de cerrar la tapa del inodoro cuando su pájaro vuela libre. Se sabe que las aves pequeñas se posan en el asiento ancho y caen, solo para ahogarse en el agua. Y asegúrese de cubrir su chimenea. Si el fuego no se apaga, asegúrese de cerrar la chimenea. Las aves pueden escapar y salir de una chimenea abierta.

Finalmente, a las aves les gusta explorar su mundo con la boca. Esto significa que las plantas de interior pueden ser probadas o encaramadas. Por supuesto, los cactus y las aves no se llevan bien, y algunos otros tipos de plantas pueden ser tóxicos. Asegúrese de verificar si sus plantas de interior son seguras para su ave. Mejor aún, no permita que su ave acceda a ninguna planta.

Al proporcionar un hogar seguro, su pájaro será más feliz y saludable.