Enfermedades condiciones de perros

Hiperparatiroidismo secundario nutricional en perros

Hiperparatiroidismo secundario nutricional en perros

Descripción general del hiperparatiroidismo secundario nutricional canino

El hiperparatiroidismo nutricional secundario es un trastorno nutricional / metabólico causado por una elevación de la hormona paratiroidea (PTH), generalmente secundaria a una nutrición deficiente. Es la respuesta compensatoria normal del cuerpo a la hipocalcemia inducida nutricionalmente, o bajo nivel de calcio.

Una dieta inadecuada estimula el aumento de la liberación de PTH a través de un bajo contenido de calcio, alto contenido de fosfato y baja vitamina D. Todas las dietas de carne o granos son la causa más común.

Este trastorno se observa en perros machos y hembras y es más común en perros jóvenes. Puede afectar a cualquier raza.

De qué mirar

Los síntomas del hiperparatiroidismo secundario nutricional en perros pueden incluir:

  • Algunos perros pueden no tener signos clínicos.
  • Cojeando
  • Deformidades óseas
  • Fracturas espontáneas
  • Diagnóstico del hiperparatiroidismo secundario nutricional en perros

    Los signos clínicos y el historial dietético son muy útiles para hacer el diagnóstico. Las pruebas adicionales pueden incluir:

  • Recuento completo de células sanguíneas (CBC)
  • Perfil bioquimico
  • Análisis de orina
  • Radiografías (rayos X) de los huesos largos de la pierna y la columna vertebral
  • Tratamiento del hiperparatiroidismo secundario nutricional en perros

    El tratamiento de perros con hiperparatiroidismo nutricional secundario debe dirigirse a la causa subyacente si se identifica. La mayoría de estos individuos pueden ser tratados como pacientes ambulatorios.

  • Corrección dietética y suplementación de calcio.
  • Restricción de actividad para prevenir fracturas óseas
  • Férulas externas para soporte de fracturas óseas
  • Cuidado y prevención en el hogar

    Administre todos los medicamentos / suplementos y recomendaciones dietéticas según las indicaciones de su veterinario. Reevaluar los datos de laboratorio y las radiografías a intervalos establecidos por su veterinario son útiles para evaluar la mejora y la respuesta al tratamiento.

    Los animales sin deformidades óseas severas tienen un buen pronóstico. Los huesos a menudo se normalizan en un período de dos a tres meses. Las fracturas pueden haber retrasado la curación.

    Alimentar a su perro con una dieta adecuada puede prevenir este trastorno.