Enfermedades condiciones de perros

Amigdalitis en perros

Amigdalitis en perros

Descripción general de la amigdalitis canina

La amigdalitis es la inflamación y el agrandamiento de las amígdalas que pueden ocurrir en los perros. Las amígdalas son pequeñas masas de tejido linfoide que se encuentran en estrecha asociación con la membrana mucosa de la garganta. Las amígdalas son una parte importante del sistema inmunitario, ya que ayudan a proteger el cuerpo de la invasión de bacterias, virus u otras materias extrañas.

Dado que las amígdalas son parte del sistema inmunitario del cuerpo, pueden hincharse en respuesta a enfermedades en otras partes del cuerpo. Por lo general, ambas amígdalas se ven afectadas y la amigdalitis se encuentra más comúnmente en perros que en gatos. Los vómitos repetidos, la tos excesiva o la enfermedad que provocan dificultades para tragar pueden provocar inflamación de las amígdalas. Incluso algunos tipos de cáncer también pueden causar amigdalitis. A veces, la amigdalitis es el único problema de salud, especialmente con perros jóvenes de raza pequeña. Con el tratamiento adecuado, la amigdalitis puede ser de corta duración y resolverse rápidamente.

De qué mirar

Los signos de amigdalitis en perros pueden incluir:

  • Náusea
  • Tos
  • Letargo
  • Anorexia
  • Fiebre
  • Sacudir la cabeza
  • Intentos frecuentes de tragar o dificultad para tragar
  • Diagnóstico de amigdalitis en perros

    El diagnóstico de amigdalitis se basa en una historia reciente consistente con irritación de garganta, así como el examen de las amígdalas. Con la amigdalitis, las amígdalas se hinchan e inflaman. El tejido está enrojecido y puede contener una pequeña cantidad de sangrado o material infectado. Un examen físico completo en busca de otras enfermedades o enfermedades es importante. Con frecuencia, la amigdalitis no es el problema principal.

    Su veterinario puede recomendar las siguientes pruebas de diagnóstico:

  • Cultivo para determinar las bacterias presentes que causan infección
  • Citología para verificar la estructura celular y el diagnóstico de cáncer
  • Radiografías (rayos X) para determinar si material extraño ha penetrado en el área de las amígdalas (como fragmentos de huesos)
  • Tratamiento de la amigdalitis en perros

    El tratamiento de la amigdalitis en los perros generalmente está dirigido a tratar cualquier enfermedad subyacente, y una vez que se resuelve, las amígdalas generalmente vuelven a la normalidad. Si no se detecta una enfermedad subyacente, pueden ser necesarios antibióticos. En pocos pacientes, los episodios recurrentes de amigdalitis pueden requerir la extirpación quirúrgica de las amígdalas. Este no es un procedimiento común en perros y gatos y solo se realiza después de que el tratamiento médico no haya sido efectivo.

    Cuidado y prevención en el hogar

    No hay cuidado en el hogar para la amigdalitis. Si sospecha que su perro sufre de amígdalas inflamadas, se recomienda un examen veterinario.

    Dado que la amigdalitis generalmente se asocia con otra enfermedad o enfermedad, es muy difícil prevenir la amigdalitis. Una vez que se diagnostica la amigdalitis, el tratamiento apropiado generalmente resuelve la afección.