Enfermedades condiciones de perros

Neoplasia metastásica (cáncer) en perros

Neoplasia metastásica (cáncer) en perros

Comprender el cáncer metastásico en perros

La neoplasia metastásica, comúnmente conocida como "mets", es un cáncer que se ha diseminado desde su sitio original a otros sitios del cuerpo. Los pulmones y los ganglios linfáticos locales son sitios comunes de metástasis para muchos tipos de tumores, pero las metástasis pueden ocurrir en casi cualquier órgano y están asociadas con tumores malignos.

La metástasis ocurre por la diseminación de las células cancerosas a través del torrente sanguíneo o a través del sistema linfático (una parte importante del sistema inmune). El impacto en su mascota dependerá de dónde se encuentre el tumor primario y dónde se encuentren las metástasis.

De qué mirarLos signos de neoplasia metastásica en perros pueden incluir:

  • Debilidad
  • Tos
  • Pérdida de peso
  • Pérdida de apetito
  • Cambios en el consumo de agua.
  • Respiración dificultosa
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Estreñimiento
  • Cojera
  • Bultos en o debajo de la piel
  • Comportamiento anormal
  • Diagnóstico o neoplasia metastásica en perros

    El diagnóstico de enfermedad metastásica depende de encontrar un tumor primario, así como de evidencia de diseminación del tumor a otros sitios dentro del cuerpo. La evaluación variará con el tipo de tumor. Las pruebas que comúnmente se pueden realizar en perros incluyen:

  • Historia y examen físico
  • Conteo sanguíneo completo (CBC)
  • Perfil bioquimico
  • Análisis de orina
  • Ultrasonido abdominal
  • Aspiración con aguja fina de masas o ganglios linfáticos agrandados
  • Biopsia
  • Radiografías (rayos X). Las radiografías de tórax a veces muestran evidencia de enfermedad metastásica, incluso antes de que se haya descubierto el tumor primario.
  • Tratamiento de la neoplasia metastásica en perros

    La quimioterapia y / o cirugía a menudo son útiles para retrasar la progresión del cáncer. Desafortunadamente, cuando ya hay evidencia de enfermedad metastásica en el momento del diagnóstico, el pronóstico es grave y la respuesta a la quimioterapia puede ser deficiente.

    La atención de apoyo puede consistir en nutrición suplementaria, terapia de fluidos, tratamiento de infecciones secundarias y medicamentos para el dolor.

    Cuidado y prevención en el hogar

    Administre todos los medicamentos según las indicaciones de su veterinario. Controle a su perro para detectar letargo, pérdida de peso, dificultades respiratorias, anorexia y empeoramiento de los signos clínicos originales de la enfermedad.

    El reconocimiento temprano y el tratamiento del cáncer pueden reducir el riesgo de desarrollar enfermedad metastásica. Los signos de enfermedad que no se resuelven en pocos días, la pérdida de peso y los bultos nuevos en su perro se deben informar a su veterinario lo antes posible.