Enfermedades condiciones de gatos

Displasia de cadera en gatos

Displasia de cadera en gatos

Displasia de cadera felina

La displasia de cadera se refiere al desarrollo anormal de la articulación de la cadera y los problemas clínicos que se derivan de esta deformidad que generalmente conduce a la artritis. La displasia de cadera es poco común en los gatos y, cuando está presente, generalmente no causa la gravedad del dolor y la cojera como se observa en los perros.

La displasia de cadera es causada por muchos factores diferentes. Hay un componente genético o hereditario con ciertas razas y líneas de razas predispuestas a la enfermedad, y luego hay factores ambientales como el tipo de dieta, el aumento de peso y la tasa de crecimiento que pueden contribuir al desarrollo anormal de la cadera.

La displasia de cadera, por definición, se desarrolla en gatos jóvenes en crecimiento. La edad más temprana a la que se pueden observar los signos clínicos suele ser alrededor de los cuatro meses, pero los gatos pueden no mostrar ninguna anomalía en las extremidades posteriores hasta que estén maduros o incluso geriátricos. Los machos están más predispuestos que las hembras.

En el gato joven, busque una marcha "rodante". ¡Las caderas parecen deslizarse hacia arriba y hacia abajo como un "meneo" de Marilyn Monroe! Puede haber dificultades para subir o bajar escaleras. Puede haber una cojera manifiesta en una o ambas patas traseras. Los gatos mayores pueden mostrar una mayor exacerbación de estos signos, luchando por acostarse y levantarse de una posición acostada.

Diagnóstico de displasia de cadera en gatos

En el examen físico, su veterinario buscará una cojera al caminar; una marcha "en movimiento" como se ve desde atrás y dificultad para levantarse o acostarse Dado que intentar que un gato camine por orden puede ser difícil, a menudo se necesitan pruebas adicionales.

La palpación y manipulación de las caderas suele ser dolorosa. En gatos jóvenes juguetones, una evaluación exhaustiva puede requerir sedación o incluso anestesia y esto puede combinarse con radiografías de las caderas. En gatos jóvenes con displasia de cadera, es posible dislocar (subluxar) la cadera mediante manipulación debido al mal ajuste de la "bola" del fémur en el "encaje" de la cadera.

Las radiografías pueden confirmar que la articulación de la cadera es displásica. El grado de displasia de cadera y la cantidad de artritis asociada se pueden ver en la radiografía.

Tratamiento de la displasia de cadera en gatos

El tipo de tratamiento dependerá de la edad de su gato y la gravedad del problema según lo definido por el examen físico y las radiografías. Las consideraciones financieras también influirán en las opciones de tratamiento.

  • El tratamiento médico consiste en la pérdida de peso, los regímenes de ejercicio moderado, el uso de medicamentos antiinflamatorios y el uso de agentes condroprotectores.
  • El tratamiento quirúrgico rara vez se realiza en gatos.
  • Cuidado y prevención en el hogar

    Para los gatos que se manejan médicamente, el cuidado consistirá en controlar el peso corporal y evitar la obesidad, junto con darse cuenta de que su mascota solo debe realizar ejercicio moderado y regular.

    Su veterinario puede recomendar un medicamento antiinflamatorio específico, un agente condroprotector o ambos. Siga cuidadosamente las recomendaciones para su uso y tenga en cuenta los posibles efectos secundarios.

    Tomar el problema lo antes posible le brinda a su gatito la mejor oportunidad de encontrar la opción correcta, ya sea médica o quirúrgica, para minimizar los cambios artríticos que se desarrollarán como consecuencia de la displasia de cadera. Ciertas razas de gatos están siendo evaluadas por la Orthopedic Foundation for Animals. Consulte con su registro para ver si la raza en la que está interesado tiene una lista OFA.

    Ver el vídeo: Tutorial MLS. Cadera. Gato (Junio 2020).